¿Culpable o no culpable?

The Official Publication of the Church of God of Prophecy

¿Culpable o no culpable?

Phillip E. Davis, padre, Ph.D.

Phillip E. Davis, padre, Ph.D.

Atención, ha iniciado el juicio. El honorable El Shaddai (Dios Todopoderoso) es el juez quien preside. Usted ha sido acusado de ser un cristiano. ¿Cómo se declara usted? Se presenta culpable de la acusación. Se estará representando usted mismo.

En este escenario, los procedimientos rutinarios de una corte han sido puestos en reversa. Usted admitió que es culpable de ser cristiano; sin embargo, debe comprobarlo ante la corte. Satanás le ha acusado de ser un pecador, y debe comprobar que no es culpable. Ese es el trabajo de Satanás, “Porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestros Dios día y noche” (Apocalipsis 12:10).

¿Tiene usted suficiente evidencia para comprobar que es culpable de ser un cristiano? Examinemos la evidencia en su contra que presenta Satanás.

Satanás, el acusador, declara que:

  • Usted entró al mundo como pecador. Él hace referencia al Salmo 51:5, en el cual encontramos estas palabras: “He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre”.
  • Usted es como otros seres humanos que han pecado y han sido destituidos del estándar glorioso de Dios (Romanos 3:23).
  • Usted es controlado por los deseos de la carne que Dios prohíbe, usted es controlado por la lujuria de los ojos incitando sus deseos que Dios prohíbe, y ha sido influenciado por el orgullo en la vida en la cual usted utiliza los recursos dados por Dios para satisfacer sus deseos carnales, en lugar de invertirlos en el ministerio de Dios.
  • Usted se está amoldando a un “sistema mundial”, aceptando aquellas cosas que son contrarias a las enseñanzas bíblicas, haciendo creer que son correctas.
  • Usted no le da a Dios lo debido en cuestión de diezmos, talentos y tiempo.
  • Usted adora e invierte tiempo en muchos dioses que ha adquirido o edificado, nada de lo cual puede ofrecerle vida, especialmente vida eterna.
  • Usted no vela ni ora, lo cual le pone en riesgo de caer en tentación.
  • Usted no le dedica tiempo medible a la lectura de la Palabra, hablar con Dios o edificar una relación con Dios; por lo tanto, es imposible que usted sea cristiano. Ser un cristiano, significa ser como Cristo.
  • Usted no participa activamente en la Gran Comisión. “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo” (Mateo 28:19).

 

En esta encrucijada, Satanás dice que podría seguir presentando evidencia tras evidencia que comprueba que usted no es cristiano. Sin embargo, él siente que ha presentado suficientes pruebas para declararlo no culpable de ser un cristiano, sino de ser un hipócrita, una persona que finge ser cristiana, pero no lo pone en práctica. Satanás concluye su discurso.

Ahora le toca a usted presentar su defensa. ¿Cuál es su declaración inicial? Le sugiero que considere los siguientes argumentos en su defensa de ser cristiano.

 

  • Su señoría, si digo que no he pecado, me engaño a mí mismo, y no hay verdad en mí. Si confieso mis pecados, Tu Hijo, Jesús es fiel y justo para perdonarme y limpiarme de toda injusticia (1 Juan 1:8-10).
  • Reconozco que no me someto a las enseñanzas de Jesucristo como debería; sin embargo, cuando peco, tengo un Abogado y Padre —Jesucristo, el justo. Y Él mismo es la propiciación por mis pecados, y no sólo por los míos, sino por los de todo el mundo.
  • Reconozco que Jesús es el Señor. Yo creo en mi corazón que Dios le levantó de los muertos tres días después de Su crucifixión, lo cual estamos celebrando durante esta época. Yo creo que Jesús pagó el precio por mi pecado a través de Su muerte, sepultura y resurrección. Romanos 10:9-13 nos dice: “…Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación…porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo”; por lo tanto, soy salvo y soy culpable de ser cristiano.

Quizás las palabras del pastor Doug Laird (http://www.batmq.net/ok-im-saved-whats-next.html) proveen una conclusión apropiada para este caso. El pastor Doug dice: “Satanás y sus huestes de maldad harán todo lo posible por sembrar duda en cuanto a la realidad, permanencia e integridad de nuestra salvación. Si no alcanzamos un nivel espiritual en el cual podemos llegar a conocer la verdad que nos hará libres, este temor satánico continuará siendo una atadura que impedirá el progreso de un nuevo creyente. A medida que un nuevo creyente continúa estudiando y aplicando la Palabra de Dios a su vida, él/ella será formado gradualmente a la semejanza de Cristo (Romanos 8:29). A medida que aprendemos más sobre la responsabilidad de ser un cristiano, seremos desafiados a aplicar lo que hemos aprendido en los eventos diarios de nuestra vida personal con el poder habilitador del Espíritu Santo. A medida que aprendemos más de Jesucristo, gradualmente desarrollaremos una nueva lista de prioridades, a medida que nos enfocamos más en los asuntos espirituales de la vida y nos enfocamos menos en lo temporal”.

Phillip E. Davis

 

No Comments

Add your comment